Categoría: Exposiciones Actuales

Cruzamientos

Cruzamientos

Rodrigo Echeverri

Cuando se da un cruzamiento, una cosa atraviesa otra, dos caminos se conectan en un punto, las líneas se cortan y siguen su recorrido. En ese tránsito ambas se transforman.

La serie más reciente del artista Rodrigo Echeverri, titulada Cruzamientos, presenta una serie de dibujos y pinturas que se desbordan del soporte rectangular tradicional. Es un conjunto de obras bidimensionales, de formas muy definidas y limpias en sus contornos, conectadas unas con otras. Su composición es el resultado de un ejercicio estético ordenado y medido con exactitud; esto evidencia la fuerte herencia que la obra de Echeverri absorbe del minimalismo norteamericano, con influencia de artistas como Donald Judd o Frank Stella. Pero siempre que se hace la transposición de un estilo o movimiento artístico que pertenece a una geografía específica – en este caso del primer mundo-, trasladándolo a un contexto diferente, se genera una traducción permeada por las particularidades del lugar que le es propio. Como en cualquier traducción algo se gana y algo se pierde, y es por esto que al penetrar una forma en la otra, queda un vacío: sucede una sustracción de materia.

Los recorridos que Echeverri ha venido realizando en diferentes viajes por zonas tropicales de Colombia, especialmente en el municipio de Honda, Tolima, han sido precisamente los que le han permitido hacer una observación aguda de la estética de lo local y lo cotidiano. La atrevida y particular gama de colores que a lo largo y ancho de la geografía nacional usan las personas para pintar las fachadas de sus casas, común en los diversos espacios populares tanto de la provincia como de las grandes ciudades, ha llamado la atención del artista. Del contacto con estas arquitecturas “decoradas”, surge una amplia paleta de colores que se introduce en esta suerte de muros, vigas y cimientos, protagonistas de las pinturas y dibujos que conforman la serie. Se evidencia otro cruce, que aunque parece meramente estético, se traslada al campo de lo cultural.

El arte minimalista sin un referente contextual, se encuentra con las experiencias particulares de Echeverri, permitiendo llenar las obras con otros contenidos: los que surgen de la aproximación con las diferencias, con los espacios rurales y populares, con el trópico, con el clima cálido y con las complejas geografías colombianas. En últimas, la alta cultura y la estética popular, no en contraposición, sino habitando un mismo lugar.

El control y la falta de narrativa que caracteriza a las obras minimalistas, se transforma en Cruzamientos justamente por haber surgido de la intuición y de un ejercicio espontáneo, sin ataduras a un referente temático específico, y nos recuerda espacios que podemos reconocer cromáticamente. A partir del juego con papeles, de la configuración de formas arquitectónicas y de la yuxtaposición de un conjunto disímil de colores, Echeverri construye unos referentes que permiten al espectador reconocerse y traer a la memoria lugares que permanecen en este ámbito. La casa de los abuelos, el barrio en el que crecimos y los paseos vacacionales a “tierra caliente”.  Esta experiencia permite que en el entrecruce de la evocación todo se convierta en geometría y color.

Alejandra Fonseca

Curadora

| Ver artista |