previous arrow
next arrow
Slider

AL OTRO LADO DEL ESPEJO

Muestra abierta al público

19 de Marzo 2020

Curador: Caridad Botella

Boletín | Catálago

 

 

Mi primer recuerdo es un sabor, después un olor y casi al tiempo la sensación de entender que el equilibrio es frágil, de sentir que lo que estaba bien podía cambiar rápidamente. En ese instante tendría unos 5 años. Más adelante afirmé no recordar mucho de mi infancia. Posiblemente, en ese momento, inició la reconstrucción de una época que se pierde para siempre pero que llevamos incrustada en todas las partes del cuerpo, durante toda nuestra existencia. A lo largo de la vida re-visitamos nuestra infancia para entendernos y explicarnos en el presente, para poner nuestra historia en perspectiva, como un acto de nostalgia o como vehículo para fabricar una nueva época que podamos re-escribir. La infancia es el territorio y el viaje de la memoria. Es un mundo misterioso que sólo los adultos explican y controlan a base de (pre)juicios y normas. Inocencia, maldad, crueldad, espontaneidad, creatividad, fantasía, libertad inconsciente, manipulación o belleza pura son algunas de las ideas que rondan el imaginario de infancia en el mundo adulto; los niños no tienen imaginario de sí mismos como campo del conocimiento, no hablan de lo fascinante de la infancia mientras se comparan con los adultos. Es acongojante ver a los niños crecer y perder un mundo que únicamente llegamos a entender y apreciar cuando ya el solo rastro que sobrevive, lo hace en la memoria, o en el subconsciente o en un instante que nos hace sentir alegría o nostalgia, o en una colección de álbumes familiares.

 

 La exposición Al otro lado del espejo reúne la obra de los artistas Adriana Duque, Carolina Rodríguez, Claudio Gallina, Felipe Bedoya, Iván Castiblanco, Julián Urrego y Sebastián Zea, través de los cuales se revisan distintos imaginarios de la infancia. Los juegos, los mundo mágicos, los juguetes que cobran vida, las historias que podemos habitar, la libertad sin límites, hacer las cosas sin una intención clara, la imaginación, la educación, lo cotidiano, lo doméstico, la esperanza, la dualidad, la idealización, el miedo y el dolor configuran una cartografía de la infancia que propongo revisar a través de las obras aquí expuestas. Al otro lado del espejo hace referencia a la obra literaria de Lewis Caroll con el mismo título, una continuación de Alicia en el país de las maravillas en la que el detonante es un espejo que Alicia atraviesa. La niña se pregunta cómo será “la casa del espejo”, el mismo espacio doméstico pero el que se ve reflejado: “es completamente igual que nuestro salón pero con todas las cosas dispuestas a la inversa”. Al poco de pensar esto, Alicia se encuentra atravesando el espejo y descubriendo ese mundo del revés. El espejo es la puerta al típico mundo en el que Caroll sitúa a su heroína: un mundo con objetos y animales que hablan y en el que las proporciones no son las mismas que se pueden encontrar en el lado “derecho” del espejo. Ese mundo al otro lado, que existe del revés y en el que puede pasar de todo es una metáfora del mundo infantil, en el que potencialmente puede pasar de todo: un momento constante estado de borrador y prueba. 

Caridad Botella Lorenzo

Artistas:

Felipe Bedoya

Iván Castiblanco

Adriana Duque

Claudio Gallina

Julián Urrego

Sebastián Zea